Cayo Sabinal

Leyendas de piratas y tesoros escondidos

El nombre, Cayo Sabinal, proviene de sabina, un árbol de madera preciosa que abunda mucho allí. El islote se ha hecho famoso porque en él, Hemingway, a bordo de su yate “El Pilar”, se dedicó a perseguir submarinos alemanes durante la II Guerra Mundial.

Con 335 km2 es el cuarto cayo más grande de los que circundan la Mayor de las Antillas. Pertenece al archipiélago de Jardines del Rey y se halla unido a Cuba por una autovía sobre el mar que parte desde Nuevitas, ciudad de la provincia de Camagüey. Entre sus playas sobresalen Los Pinos, con 26 km de arenas blancas, así como Playa Brava y Playa Bonita.

Su centro de buceo cuenta con mucha popularidad debido a la gran cantidad de navíos hundidos en el mar: Pizarro, Mortera y Nuestra Señora de Alta Gracia. Además, al norte se ubica la barrera coralina que protege a Cuba, considerada la más grande del hemisferio occidental.

La vegetación del cayo es baja y en los bosques abundan los ciervos, entre otros animales salvajes. Ninguno representa peligro para la vida humana. Los amantes del turismo ecológico aprecian sobretodo su población de flamencos rosados, la mayor del Mar Caribe.

En el islote hay vestigios de aborígenes, los más  antiguos pobladores de Cuba. También se puede visitar el Faro Colón, construido en 1848 para guiar a los navegantes por los escollos de la barrera coralina. Entre los faros activos es uno de los más viejos del país.

Hasta finales del siglo XIX Cayo Sabinal sirvió de escondite a piratas y contrabandistas. Allí guardaban sus presas o efectuaban operaciones comerciales. Incluso, se dice que en sus arenas hay muchos tesoros escondidos.

Por eso la comandancia española mandó  a construir allí el Fuerte de San Hilario que primero se utilizó para vigilar la zona y luego como prisión militar. Todavía se conservan los restos de esta construcción. En 1875 San Hilario acogió la única sublevación carlista de que se tiene noticia en Cuba.

Muy cerca de Sabinal se encuentra Cayo Romano, un poco mayor pero con condiciones muy parecidas. A ellos se llega desde Santa Lucía, una de las playas más importantes y hermosas del país.

La capital de la provincia es la ciudad de Camagüey, llamada la Ciudad de las Iglesias. Tiene uno de los cascos históricos más conservados de Cuba. En el 2008 la UNESCO le otorgó el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El viaje a los islotes de Jardines del Rey resulta ideal para los vacacionistas que buscan la tranquilidad y el disfrute de la naturaleza. Allí se pueden realizar, además, viajes en lancha por toda la cayería norte, así como pescar en el borde del arrecife coralino.
 

Provincia: