Baracoa

La primera capital de Cuba

Su propio nombre, Baracoa, tiene origen indígena y significa “la ciudad junto al mar”. Fue la primera ciudad fundada en Cuba por los españoles, allá por 1511. Por las calles de Nuestra Asunción de Baracoa caminó Diego Velázquez y dijo misa Fray Bartolomé de las casas.

No es por gusto que se cita entre las plazas fuertes del turismo histórico. Baracoa tuvo el honor de ser la primera capital de Cuba y en ella se construyó el primer obispado. Está ubicada en la provincia de Guantánamo, el extremo más oriental de La Mayor de las Antillas, rodeada de vegetación y montañas.

En los rasgos de sus habitantes se ha mantenido la herencia física de los aborígenes cubanos. Baracoa conserva, además, la Cruz de Parra, una reliquia de madera con casi cinco siglos de existencia. También registra entre sus atractivos las fortalezas españolas El Castillo y La Punta, así como los torreones de Joa y del Cementerio.

A la ciudad se accede por el camino de La Farola, una vía que rodea las montañas y tiene 11 puentes colgantes a cientos de metros sobre el nivel del mar. Se puede practicar senderismo, equitación, caza deportiva, buceo, pesca y navegación en diferentes tipos de botes. Sus 12 playas dedicadas al turismo poseen atractivos que las hacen únicas a los ojos del visitante.

El novelista Alejo Carpentier utilizó a Baracoa como escenario en La Consagración de la Primavera. Allí habla del famoso Hotel de la Rusa, que todavía se conserva. También brindan alojamiento los hoteles Porto Santo, Castillo y el hostal La Habanera. A unos pocos kilómetros de la ciudad se encuentra Villa Managua, un pequeño establecimiento ideal para el descanso en familia.

La gastronomía tradicional es una de las fortalezas del destino. En Baracoa se cocina diferente al resto de Cuba. Se han hecho célebres el bacán (plátano verde con carne de cerdo), los cucuruchos de coco (dulce con miel y frutas envuelto en hojas de palma), el chocolate especial y el famoso tetí (un pez pequeño que se come frito y entomatado).

Estos exotismos se pueden disfrutar en la Finca Turística Duaba, Rancho Toa (desde donde se aprecia el Toa, río más caudaloso de Cuba) y el restaurante La Punta. También se sirven en los hoteles.

Muy cerca de Baracoa se encuentran un grupo de atractivos turísticos de la provincia, entre ellos: el Yunque (montaña con forma de ese instrumento utilizado por los herreros), las cascadas del Toa, así como el Pico de Golán, único volcán extinto de Cuba.

Provincia: