Trinidad

La ciudad museo de Cuba

En Cuba se le llama la Ciudad Museo, no por la cantidad de instituciones de este tipo que posee, muchas en verdad, sino porque ella misma es una urbe congelada en el tiempo, cinco siglos atrasada con respecto a la fecha actual.

Diego Velázquez, primer gobernador de Cuba, la fundó en 1514 y le puso como nombre Villa de la Santísima Trinidad. Todavía se conserva el lugar donde Fray Bartolomé de las Casas ofició la primera misa. Debido a estos méritos en 1988 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La ciudad de Trinidad se ubica en el centro-sur de Cuba y pertenece a la provincia de Sancti Spíritus. Posee la muestra de arquitectura colonial mejor conservada de Cuba. La decoración tiene base en el estilo neoclásico destacado por el empedrado de sus calles y las intrincadas formas de las rejas en las casas.

Desde la plaza Principal, sitio donde las tropas de Hernán Cortés acamparon antes de conquistar México, se ve la Iglesia Parroquial Mayor que fue saqueada varias veces por los piratas. Muy cerca se aprecia el Museo Romántico, antes Palacio del Conde Brunet. Allí tiene su sede una gigantesca colección de cristalería y cerámica fina.

El Museo de Arquitectura se encuentra en una casa construida en 1738. También se pueden encontrar el Museo de Arqueología, el Museo Municipal (Palacio Cantero), el Museo de Arte Colonial y la Cueva Maravillosa, que alberga el Museo de la Espeleología.

Otros sitios que se pueden visitar son la Casa de la Música, la Casa de la Trova, el bar La Canchánchara, la tienda de cerámica y una fábrica de tabacos. En las cercanías de Trinidad están la playa de Ancón y Cayo Blanco, un islote al que se accede desde el puerto de Casilda, donde se practica el submarinismo. En el Valle de los Ingenios, Patrimonio Cultural de la Humanidad, se aprecia la historia de la industria azucarera en el país.

Por todos estos lugares existen un grupo de establecimientos que le permitirán a usted pasarla bien y disfrutar de su estancia en Cuba. Los piratas y bucaneros no se equivocaron al atacar Trinidad en muchas ocasiones. La riqueza de esta urbe les ocasionó muchos prejuicios en el pasado. Hoy usted puede apreciar en su arquitectura y tesoros, una ciudad detenida en el tiempo.

Provincia: