Tres cócteles clásicos: Mulata, Piña Colada y Mula Azul

Cada uno de ellos toca un ángulo fascinante de la nacionalidad cubana: la belleza, el sabor y la imaginación. Se trata de los cócteles Mulata, Piña Colada y Mula Azul.

La mulata es un producto genuino de la mezcla entre europeo y africano. Una mulata, paradigma de mujer cubana, combina lo mejor de ambas razas. Por un lado la finura de rasgos y la tez suave de los españoles, así como las amplias caderas, la boca llamativa y el color oscuro de los negros.

Quizás por eso se llama así el cóctel que se elabora con una onza y media de Ron Havana Club Añejo 7 años, medio limón, un cuarto de onza de crema de cacao negra y hielo frappé. Los ingredientes se mezclan en una batidora americana. Para adornar se utiliza una cereza roja y una pajita amarilla. Se sirve en copa de champán.

Piña Colada aparece en una canción del ya no tan popular grupo de fusión cubano SBS. Hace unos años se podía ver a los adolescentes cubanos vocear: «Piña Colada, Sangre de toro, Carta Dorada». El tema casi no se escucha pero el cóctel todavía ocupa los primeros lugares en la preferencia de las personas que visitan Cuba.

Se mezcla a partir de una y media onzas de jugo de piña (una onza equivale a 30 mililitros o 30 gramos), una y media onzas de horchata de coco, una y media onzas de Ron Carta Blanca y seis onzas de hielo.

Usted debe agitar los ingredientes en la coctelera. Se sirve en una copa especial para el cóctel. Puede adornarse con una rodaja de piña y un absorbente amarillo.

El cóctel Mula Azul lleva una y media onza de Ron Havana Añejo Blanco, un tercio de onza de crema de albaricoque (o durazno), media onza de curaçao azul y suficiente soda.

Excepto la soda, se vierte el resto de los ingredientes en la coctelera, con hielo. Agite bien para mezclarlos y cuele antes de verter en un vaso corto. Rellene con la soda y más cubitos de hielo. La Mula Azul se decora con media rodaja de limón y unas hojitas de hierbabuena.