Fiesta del Fuego, festival del Caribe

Fiesta del Fuego, también se le conoce como Fiesta del Caribe, debido a que constituye un espacio de intercambio entre las diferentes culturas que subsisten en la región. Cada año el encuentro elige un invitado especial que puede ser un pueblo o un país. Se realizan muestras, exposiciones y conversatorios sobre la cultura objeto de estudio.

La fiesta surgió en abril de 1981 con el título de Primer Festival de las Artes Escénicas de Origen Caribeño. Al año siguiente, el 23 de junio, se fundó en Santiago de Cuba la Casa del Caribe, una institución dedicada a estrechar los lazos entre las naciones del área.

El festival se organiza en Santiago de Cuba la primera semana de julio. En ella se pueden disfrutar tanto de actividades teóricas como culturales: exhibición de movimientos artísticos, artesanía popular, artes plásticas. También se ofrecen espectáculos, gran parte de ellos al aire libre. Todas las actividades privilegian la participación del país invitado.

Uno de los espacios más solicitados del evento es el coloquio El Caribe que nos une. Allí se erige un centro de debate y reflexión sobre la historia y la cultura de este lado del mundo. Además en una ocasión resultó el anfitrión del Congreso Mundial sobre Culturas Populares.

La Fiesta del Caribe organiza talleres sobre diversos temas: las religiones caribeñas, la identidad y diversidad de los pueblos y el patrimonio cultural. Asimismo se efectúan encuentro entre poetas, literatos, narradores orales.

Han asistido a la cita varios intelectuales, académicos y grupos artísticos. Entre ellos: Geraldine Chaplin, nieta del célebre cineasta. También la cantante haitiana Marta Jean Claude, el barbadense George Lamming y el politólogo Francois Houtart.

Las calles se transforman en un gigantesco teatro donde los grupos artísticos sorprenden al transeúnte en medio del camino. Las ciudades alegres acogen con rapidez la incitación al jolgorio. Las comparsas y las congas, a semejanza del carnaval popular, se hacen algo común.

El Caribe ha encontrado en la Fiesta del Fuego un puente de unión entre sus pueblos. La comida, el baile y el arte, hacen olvidar las diferencias. En el fin de la semana el encuentro termina con la quema del Diablo, una tradición religiosa que aleja los malos presagios. Y hace soñar con un pronto reencuentro